La Corte Interamericana impone el ‘gaymonio’ a toda la región

Estrasburgo resolvió que el 'matrimonio' gay "no es un derecho humano"

 

La Corte Interamericana impone el ‘gaymonio’ a toda la región

050.000
  30.033
 
30.033 Personas han firmado. Ayúdanos a llegar a 50.000 firmas

La Corte Interamericana impone el ‘gaymonio’ a toda la región

ULTIMA HORA (13 de enero) Activistas profamilia de toda la región alzan la voz

ULTIMA HORA (13 de enero) El presidente del Frente Nacional por la Familia (México) valora negativamente la sentencia

ULTIMA HORA (12 de enero) Nuestra campaña en ACIprensa

La Opinión Consultiva 24/17 del 24 de noviembre de la Corte Interamericana de Derechos Humanos fue dada a conocer este 9 de enero.

En ellas la Corte de San José respondía a las consultas de Costa Rica sobre el cambio de sexo registral y los derechos patrimoniales de las parejas del mismo sexo.

La Corte, extralimitando su mandato de interpretar la Convención Americana de Derechos Humanos responde avalando el cambio de sexo con el mero registro administrativo y avalando abrir el matrimonio a las personas del mismo sexo.

Comienza afirmando que “la orientación sexual y la identidad de género son categorías protegidas en la Convención Americana”. ¡Falso! No hay una sola referencia a ninguno de estos dos conceptos en la Convención.

Aún así, asume los axiomas de la ideología de género. A saber:

  • “La identidad sexual es la vivencia interna e individual del género tal como cada persona la siente, la cual podría corresponder o no con el sexo asignado al momento del nacimiento’’
  • ‘‘El reconocimiento de la identidad de género por el Estado resulta de vital importancia para garantizar el pleno goce de los derechos humanos de las personas trans’’. Todo ello en el marco de la libertad personal y del derecho pleno desarrollo de la personalidad.

Así que concluye que la protección no debe ser sólo frente a la violencia, tortura, malos tratos, acceso a educación y salud, etc sino que debe extenderse al cambio de nombre, la adecuación de la imagen y la modificación del sexo o género en los registros y en los documentos de identidad de acuerdo al sexo auto-percibido.

La Corte se extralimita al afirmar lo siguiente:

“Es un derecho protegido en la Convención Americana. Los Estados están en la obligación de reconocer, regular, y establecer los procedimientos adecuados para tales fines”.

¿Qué propone? Mero trámite administrativo. Sin exigencias de certificación médicas o psicológicas “que resulten irrazonables o patologizantes”. Y por supuesto, sin exigir operaciones quirúrgicas o psicológicas. Simplemente la expresión de la voluntad “libre e informada”.

Matrimonio gay

La Corte Interamericana también concluye que los Estados deben de proteger los derechos patrimoniales de las personas del mismo sexo. De nuevo vuelven a mentir al afirmar que dichos derechos están protegidos en la Convención Americana cuando no hay una sola referencia a los mismos.

No sólo eso, sino que la Corte da un paso más y añade que la protección “trasciende los derechos patrimoniales y se proyecta a todos los derechos humanos, reconocidos a parejas heterosexuales”.

¿Cómo hacerlo? “El matrimonio sería el método más sencillo”. Y advierte: nada de crear una figura paralela para las uniones homosexuales:

Crear una institución que produzca los mismos efectos y habilite los mismos derechos que el matrimonio, pero que no lleve ese nombre carece de sentido, salvo el de señalar socialmente a las parejas del mismo sexo con una denominación que indique una diferencia sino estigmatizante, o por lo menos como señal de subestimación (…) Se configuraría una distinción fundada en la orientación sexual de las personas, que resultaría discriminatoria, y por tanto incompatible con la Convención Americana (…) Siempre y cuando exista la voluntad de relacionarse de manera permanente y conformar una familia, existe un vínculo que merece igualdad de derechos y protección sin importar la orientación sexual de sus contrayentes”.

Fuera de la consulta requerida, la Corte se permite arremeter contra las convicciones religiosas, recluyéndolas a la sacristía:

“Las convicciones religiosas no pueden ser utilizadas para condicionar lo que la Convención Americana establece respecto de la discriminación en razón de orientación sexual (…) En sociedades democráticas debe existir coexistencia mutuamente pacífica entre lo secular y lo religioso”

Mandata

Por último, la Corte recuerda que su criterio es vinculante para todos los Estados que conforman el sistema interamericano de Derechos Humanos. Y ordena que:

“Diversos órganos del Estado realicen el correspondiente control de convencionalidad aplicando los estándares establecidos en esta Opinión Consultiva (…) Instamos a esos Estados a que impulsen realmente y de buena fe las reformas legislativas, administrativas y judiciales necesarias para adecuar sus ordenamientos, interpretaciones y prácticas internos”

Reconocen que existe resistencia a su activismo ideológico, pero animan a superarla:

“ (…) falta de un consenso al interior de algunos países sobre el respeto pleno por los derechos de ciertos grupos o personas que se distinguen por su orientación sexual, su identidad de género o su expresión de género, reales o percibidas, no puede ser considerado como un argumento válido para negarles o restringirles sus derechos humanos o para perpetuar y reproducir la discriminación histórica y estructural que estos grupos o personas han sufrido”

En definitiva, un desatino y una extralimitación de mandato que supone un grave riesgo para la soberanía de los Estados y para la familia de los pueblos de América Latina.

Escribe ahora a la Corte con copìa a las cancillerías. Exige una rectificación. En caso contrario, reclama a las cancillerías que desoigan una voz extralimitada de su mandato.

(Foto: el presidente de la Corte, el brasileño Roberto. F. Caldás, mira con condescendencia y superioridad a una ciudadana latinoamericana)

Para más información:

Consulte el texto íntegro del fallo de la Corte Interamericana de Derechos Humanos

Comunicado de la Opinión Consultiva sobre identidad de género y ‘matrimonio’ gay

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo concluye por unanimidad de los 47 jueces que “no existe el derecho al matrimonio entre personas del mismo sexo”

ANALISIS de Agustín Laje: Ideología de género, ¿dictadura internacional?

+ Petición a:

¡Firma esta petición ahora!

 
Introduce tu nombre
Introduce tus apellidos
Introduce tu e-mail
Introduce tu país
Introduce tu código postal
Al firmar estás aceptando los términos de uso de CitizenGO y su política de privacidad, y aceptas recibir mensajes de email de vez en cuando sobre nuestras campañas. Puedes darte de baja en cualquier momento.

Se han extralimitado en su mandato

Att. Corte Interamericana de Derechos Humanos

C/c Cancillerías de los Estados miembros del sistema

Escribo con enorme preocupación tras conocer la opinión consultiva 24/17 sobre identidad de género por la que avalan el cambio de sexo registral por mero trámite administrativo y la apertura de la institución matrimonial a las personas del mismo sexo.

Afirman que la orientación sexual y la identidad de género son valores protegidos en la Convención Americana de Derechos Humanos. La citada convención no hace una sola referencia a dichos conceptos. En cambio si que establece en su art. 17.2 lo siguiente:

Se reconoce el derecho del hombre y la mujer a contraer matrimonio y a fundar una familia si tienen la edad y las condiciones requeridas para ello por las leyes internas, en la medida en que éstas no afecten al principio de no discriminación establecido en esta Convención”.

Colegir que de esta redacción se deriva el reconocimiento del matrimonio entre personas del mismo sexo es sin duda un salto en el vacío.

Le recuerdo además que la otra gran institución defensora de los Derechos Humanos, el tribunal Europeo de Estrasburgo, resolvió el 9 junio de 2016 por unanimidad de los 47 jueces que “no existe el derecho” al ‘matrimonio’ entre personas del mismo sexo.

Le adjunto la sentencia en su idioma original, francés: https://hudoc.echr.coe.int/eng#{"itemid":["001-163436"]}

O si lo prefiere, el resumen de la sentencia en inglés aquí

No existe además, ninguna carta internacional de derechos humanos donde reconozca el matrimonio entre personas del mismo sexo como derecho humano. Ninguna. No existe respaldo en la legislación internacional.

En su OC 24/17 presionan además a los Estados para que apliquen esta jurisprudencia. Reconocen resistencias, pero animan a superarlas. Se trata sin duda de una injerencia ideológica absolutamente inaceptable que pone en riesgo no sólo la soberanía de los Estados sino el prestigio de su institución y su misma pervivencia.

Por último, afirman que “las convicciones religiosas no pueden condicionar la convención”. ¿Las convicciones ideológicas sí que pueden condicionar la convención?

Por todo ello, le animo a rectificar. En caso contrario, animo a los estados miembros a desoir unas recomendaciones de la Corte absolutamente ideológicas, injerencistas y que suponen una clara extralimitación de su mandato.

Atentamente,
[Tu nombre]

La Corte Interamericana impone el ‘gaymonio’ a toda la región

¡Firma esta petición ahora!

050.000
  30.033
 
30.033 Personas han firmado. Ayúdanos a llegar a 50.000 firmas